Aconsejar al Voto OBLIGACIÓN de la EMPRESA

Lejos de estar mal, de no hacerlo sería irresponsable.
La empresa es una familia viva, no solo un grupo de individuos que se juntan para hacer algo.
La sociedad no está compuesta solo de personas, también de organizaciones, grupos, asociaciones, compañías, negocios, institutos, organismos, asociaciones y partidos.
Las compañías tienen la obligación moral, de utilizar sus recursos y fuentes de información para investigar y reflexionar las propuestas y candidatos de los partidos, para luego aconsejar y guiar a sus colaboradores en favor de tal o cual opción. Incluso, le es válido proponer el voto por quien sea afín a sus intereses, ¿Por qué no? Es como cualquier ciudadano que tiene sus preferencias, ni modo que vote por alguien que vaya en contra suya.
Sin duda, puesta en juego esta poderosa capacidad que tiene la empresa como un organismo robusto, sería otro contrapeso en favor de una democracia que produzca mayor bienestar al ciudadano.
Incluso la compañía le corresponde ir más allá, debe tener la capacidad de aceptar que haya empleados que piensen diferente y voten por otra opción, – esto también se vale, ¿no?; -ambos, la empresa y la persona tienen la misma obligación social de preocuparse y gestionar por el bien común.
Gracias a la Ley Sáenz Peña de 1912, el voto debe ser Secreto y Obligatorio y esto nos empareja a todos.
La organización debe investigar y proponer, el empleado debe investigar, razonar y votar.
Muchas veces la persona con poca educación escolar necesita de esta ayuda, porque no tiene los conocimientos suficientes para hacer una buena elección, y está expuesta a deteriorar su propio bienestar al desconocer los resultados negativos de elegir a políticos sin escrúpulos, que los manipulan con ideas contrarias a los intereses de la empresa y no se dan cuenta que, al dañar a esta, pueden perder su trabajo.
Este grueso del personal no tiene idea de lo perjudicial que es el modelo populista en el poder; es tan malo, que en todo el mundo los países antes socialistas, después de una amarga experiencia de este tipo, han tenido que luchar peleando por deshacerse de ese Régimen tóxico que despoja a unos y perjudica a todos llevándolos a la Miseria total.
Si se accionan estos dos actores, – la empresa y el empleado, se conseguirá un voto más razonado y verdaderamente libre, y el beneficio se verá reflejado sin duda, en un mayor bienestar de la comunidad.

Deja un comentario